¡Allá vamos!

Lectura en combi for dummies

Publicado: 2010-11-13

- Tips para un viaje culturoso placenteroIlustración por aberroscopio, extraída de aquíVivo en un distrito alejado del centro de la ciudad (alrededor de 15 kilómetros separan mi hogar de la Plaza de Armas), por lo que en mis idas y venidas a clases y el trabajo, me tiro entre una a una hora y veinte minutos dentro de un microbús. Para aprovechar ese tiempo he optado por leer durante el recorrido del carro. Este sistema me ha servido de distracción para emprender esta diaria travesía (tan larga como para aburrirte pero no lo suficiente como para que te dé tiempo de tomar una siestecita) y convertir a la combi, gracias a la lectura, en mi zona de reflexión, esparcimiento intelectual y relajación personal. UfffffEsos minutos en los que me concentro en un texto son gratificantes, a pesar de los gritos del cobrador, la música a todo volumen y los bocinazos de los autos. Los que se oponen a leer en un carro en movimiento dicen que te mareas, que no captas a profundidad lo que el autor quiere decirte, que es incómodo ver las letras movidas por los baches y que es imposible concentrarse entre tantos empujones y baja, baja, paga con sencillo, apéguese, apéguese señor. Pero para mí leer en la combi es chévere y he aquí algunos consejos para que le agarre el gusto tu también.1. Ponte cómodoPara que tu experiencia de lectura sea lo más placentera posible es necesario conseguir un buen asiento. Si debes bajarte casi al final del recorrido, lo mejor es ir a los sitios del fondo (así no serás interrumpido cuando tengas que cederle tu asiento a alguna embarazada o a una señorona llena de bultos. Sé un buen boy scout primero, luego sigues leyendo). Luego, siéntate al lado de la ventana (para así no tener que moverte cuando alguien quiera bajar). Una vez sentado, trata de ubicarte lejos de los parlantes del equipo de sonido del carro. El alejarte de las pegajosas y bulliciosas ondas tropicales de la radio que ponen a todo volumen los conductores mientras manejan, es vital para poder disfrutar de tu ilustrado viaje.2. Elige sabiamentePara evitar caer en el cliché de “marearse mientras se lee en un vehículo en movimiento”, es necesario escoger libros con letra lo suficientemente grande como para que no pierdas la ilación del mensaje en cada bache. Traca, traca, traca. También es importante privilegiar los relatos cortos antes que las novelas o los textos académicos, ya que captan más tu atención desde un primer momento. Brevedad y concisión deben ser características de las lecturas que elijamos. Existen antologías especializadas por si no sabes por cuáles libros empezar. El chiste es que no nos durmamos durante el viaje por una mala elección y terminemos yendo hasta el paradero final.3. De pie sí se puede¿Quién dice que no se puede leer cómodamente parado en un carro en movimiento? Es cuestión de técnica no más. Con una mano te agarras bien fuerte del barandal y con la otra abres las páginas del libro y lo sostienes. Al comienzo es difícil mantener el equilibrio luego de un frenazo en seco del conductor o los empujones de la gente, pero es cosa de agarrarle el truco. No dejes de sostenerte con fuerza, y ante cualquier emergencia, deja caer el libro al piso o sobre la persona que se encuentra debajo de tí. Queremos que te culturices no que termines con los huesos rotos. En horas punta, cuando la gente se apelmaza dentro del carro, no es necesario que te sostengas de los barandales, los cuerpos de los otros te mantendrán en pie. Eso sí, para esta modalidad, elige textos delgados, sino se te cansarán los brazos y al final del día tus muñecas te temblarán. Nada de querer leer libros empastados o moles- según la edición que se tenga- con más de 600 páginas, como Conversación en La Catedral o El Quijote.4. Luz de emergenciaEn la noche, cuando todo el mundo quiere regresar a su casa luego de un día atareado, los micros se repletan de gente, hasta el punto de que en su interior, ya no se puede ver nada. Para sobrellevar este obstáculo y no forzar nuestra vista buscando una fuente de luz, es útil llevar un linternita para distinguir los caracteres de nuestro libro. Dos recomendaciones: Primero, si quieres leer parado usando una linterna, no te la pongas en la boca, ya que terminarás asfixiado consecuencia de algún choque intempestivo. Dos, no uses una lámpara con luz potente: la gente ya está cansada y estresada luego de un día de ardua chamba, y lo último que quieren es que un idiota con ínfulas de intelectual que tiene la gracia de leer en el carro, le ilumine el rostro con un foquito molestoso.Para un viaje lector sin contratiempos, toma en cuenta estas recomendaciones ganadas con la experiencia. En estos últimos años, me ha pasado que he comenzado y terminado de leer un mismo libro dentro de una combi. Novelas, colecciones de cuentos, ensayos, libros de crónicas y textos académicos fueron devorados con la cumbia o reggaetón de algún microbusero con harto flow como música de fondo. Nada como leer mientras te diriges a tu destino transportado por otro. Ya estoy ahorrando para tener mi carro con chofer particular propio.¿Cuáles son tus tips para leer mientras viajas dentro de una combi?----------------------------------*Lea "No es portada" todos los sábados acá, en Las Cosas Pasan


Escrito por


Publicado en

Las Cosas Pasan.

Blog de difusión, opinión y lo que te dé la gana